10 beneficios del marketing de contenidos

10 beneficios del marketing de contenidos

Estarás harto de escuchar eso de: “el contenido es el rey”. Y no es para menos. La famosa frase, acuñada por Bill Gates en 1966, ha cobrado más sentido aún con el paso de los años. Pero, cuando te hablan de marketing de contenidos ¿sabes realmente de lo que se trata? A continuación te detallo 10 beneficios del marketing de contenidos que tu empresa no debería dejar escapar. 

Mejor posicionamiento orgánico: los tiempos en los que google y el resto de buscadores posicionaban webs en función de su uso de palabras clave, pasaron a la historia. Afortunadamente, en la actualidad, los motores de búsqueda evalúan la calidad del contenido. Por ello, la mejora del posicionamiento orgánico (SEO) es una de las principales razones por las que, cada vez más empresas deciden llevar a cabo una estrategia de contenidos. ¡Pero hay muchas más!

Aumento del tráfico web: una cosa lleva a la otra. Cuanto más relevante y valioso sea el contenido que crees, más probabilidades habrá de que otras personas encuentren tu web. Cuanto mayor sea el tráfico web y los visitantes repetidores, mayor será el crecimiento del tráfico a largo plazo.

Marketing de contenidos
Beneficios del marketing de contenidos

Mayor captación de leads: ¿Alguna vez has comprado algo sin antes recopilar información? Los consumidores tienen acceso a herramientas que les permiten tomar decisiones de compra cuidadosas. La creación de un buen contenido es la forma más poderosa de generar clientes potenciales para tu negocio. El contenido sobre tus productos y servicios, y más importante aún: sobre tu sector, ayuda a generar confianza en el consumidor: estaremos creando nuevos clientes potenciales.

Incremento de ventas: la captación de leads nos ayuda a crear clientes potenciales y esto hace que aumentemos nuestras ventas. Dado que cada vez más personas bloquean los anuncios en sus navegadores, el contenido se convierte en la mejor forma de comunicar el valor de la marca: lo que convierte a los lectores en compradores.

Mejor reputación: las mejores marcas a menudo se ganan el respeto de los consumidores incluso antes de que estos realicen su primera compra: y lo hacen a través de la calidad de su contenido. Con un buen contenido tendrás el control de la reputación y la identidad de marca de tu empresa.

Con un buen contenido tendrás el control de la reputación y la identidad de marca de tu empresa

Mejor autoridad de marca: en la era de la globalización, y gracias a herramientas como las redes sociales, una pequeña empresa de un pequeño pueblo puede estar compitiendo con miles de empresas de todo el mundo. Y con tantas empresas peleando por la atención del público, necesitamos generar una huella propia a través del desarrollo de contenido de calidad. Los consumidores siempre serán más receptivos a una marca sobre la que han leído u oído hablar.

Lealtad hacia la marca: la lealtad hacia la marca es la clave. El contenido ayuda a obtener clientes transformando a los lectores en compradores, pero después continúa influenciando a estos clientes para que se conviertan en clientes habituales. Con el tiempo, el contenido ayuda a cultivar una afinidad entre los clientes y la marca, y una preferencia hacia tus productos o servicios, con respecto a los de tu competencia.

Con el tiempo, el contenido ayuda a cultivar una afinidad entre los clientes y la marca

Mayor visibilidad: hay millones de empresas tratando de ser vistas por los usuarios de la red. La única manera de diferenciarse de otras empresas es interactuando regularmente con tu audiencia (generando contenido de calidad). Esto te posicionará como un experto o líder en tu nicho de mercado.

Más seguidores en redes sociales: el buen contenido, ese que emociona o soluciona las posibles dudas o problemas que tu público puede tener sobre un tema en concreto, se comparte en redes sociales. Esto convierte a tus seguidores en prescriptores de tu marca para con sus contactos: generando así más y más fans en tus redes sociales.

Mejor relación con los clientes: las relaciones con los clientes siempre han sido importantes, pero son aún más importantes en la era digital, porque muchas personas dependen de la opinión de otras para tomar decisiones de compra. El contenido es una excelente manera de abordar las necesidades de tus clientes o solucionar cualquier tipo de problema que puedan tener con tu empresa.

 

Leer más10 beneficios del marketing de contenidos

La comunicación offline NO está pasada de moda

Que las redes sociales y el marketing de contenidos son el nuevo pan de cada día para quienes trabajamos en el mundo de la comunicación, es algo que no podemos negar. Pero no, no me digas que la comunicación offline (o tradicional) está pasada de moda, porque por ahí no paso.

Una de las cosas que más me han sorprendido desde que comencé a trabajar como consultora de comunicación freelance, es lo relativamente fácil que resulta encontrar clientes “ansiosos” por implementar su estrategia de social media.

Hasta ahí todo bien. El problema es que, en la mayoría de las ocasiones creen que con llevar a cabo una modesta estrategia de redes sociales, lo tienen todo hecho. Y no les propongas hacer una presentación con prensa o invertir un mínimo en publicidad tradicional, porque están convencidos de que las redes sociales son su única salvación.

Y ahí es donde yo “me las veo y me las deseo” tratando de mostrarles otras fórmulas para dar a conocer su marca y ampliar su círculo de clientes potenciales. No se trata de elegir entre la comunicación offline y la online, sino de complementar ambas: acciones especiales para dar a conocer su producto a la prensa, inversión en periódicos y revistas, publicidad exterior… Pero no, ellos “erre que erre” con las redes sociales.

Comunicación 36oº= offline + online

Es importante tener claro que comunicación offline y online son una misma cosa con diferente formato. Seguro que habrás escuchado alguna vez aquello de “comunicación 360º”. Este término se refiere precisamente a eso. Es necesario abrir la mente y analizar todas las oportunidades disponibles para que nuestro mensaje llegue exactamente a quienes nos proponemos. Deberemos comenzar por conocer mejor a nuestros clientes (los actuales y los potenciales): ¿Cómo son? ¿qué tipo de información demandan?

Supongamos que nuestro cliente es una carpintería. Crear una página de Facebook puede ser una de las opciones más económicas para dar a conocer su marca y crear una comunidad a su alrededor. Es probable que muchos de sus clientes sigan su página interesados en sus ofertas y productos. Pero, ¿y si complementamos la estrategia contratando un espacio semanal en un periódico local o una revista de bricolaje y decoración? Creo que no cabe duda de que el impacto se multiplicaría.

Seguro que estás pensando: pero la inversión también se multiplica… Escoger la opción de las redes sociales porque sí (o porque piensas que es la más barata) no tiene ningún sentido. Es más, te aseguro que ni siquiera es la más barata: piensa en cuántas personas verán tu publicidad exterior o tu anuncio en el periódico. ¿A cuántas vas a impactar con tu página de Facebook? ¿Cuánto tiempo y esfuerzo te llevará crear una comunidad suficientemente grande? Hoy en día las redes sociales se han convertido en un ‘must de la comunicación’ para todas las empresas. Y todos sabemos que los básicos están hechos para combinarlos con los complementos…

 

Leer másLa comunicación offline NO está pasada de moda

“Mamá, papá: quiero ser freelance”

papá, mamá: quiero ser freelance

De los creadores de: “Quiero estudiar periodismo”, llega…”¡Mamá, papá: quiero ser freelance!”

No os imagináis el mal trago que se llevaron mis padres cuando les conté la decisión de dejar mi trabajo para lanzarme al mundo de la comunicación por mi cuenta… Sí, me refiero a eso de de ser “frelance”, que a ellos aún les suena a cuento chino.

La verdad es que también me llevé una sorpresa con la cantidad de amigos y compañeros que, tras dar la noticia, me miraron como si estuviera contándoles que me quiero casar con mi gato.  En cierto modo lo comprendo: soy consciente de que hoy en día es toda una suerte tener un empleo estable. Si encima ese trabajo está relacionado con tus estudios y tienes buenos compañeros a tu lado, la decisión de dejarlo todo para luchar por tus sueños, se vuelve un poco complicada.

Así que durante un tiempo, mi balanza de decisiones se inclinó por continuar viviendo dentro de la famosa “zona de confort”. Pero a quién queremos engañar. Todos sabemos que los que nacimos a partir de los 80 tenemos el gen del “culillo de mal asiento” (o búsqueda constante de retos, como lo queráis llamar). Lo cierto es que la idea ya llevaba rondándome en la cabeza casi dos años. Siempre quise saber cómo sería crear una empresa (o sucedáneo) partiendo de cero.  Y en este punto, queridos amig@s, me encuentro yo ahora.

El precipicio y el vértigo

Por extraño que parezca, una vez consigues tomar la decisión, comienzas a ver cómo el precipicio que desde lejos parecía diminuto, multiplica su tamaño hasta el punto de erizar tu piel, del vértigo que te produce mirarlo. Y ahí estás tú: sola ante el precipicio y con la adrenalina a flor de piel.  Y es precisamente esa adrenalina la que te empuja a seguir trabajando, a saltar sin saber si tu paracaídas se abrirá. Diría que es una sensación similar a la de estar enamorado. Al menos los síntomas coinciden: las mariposas en el estómago, la ilusión, el no quitarte a ese alguien (o algo, en este caso) de la cabeza… Es una fuerza que hasta hoy, nunca habría imaginado poseer.

Y con esa fuerza extraordinaria como compañera de viaje (sé que esto me ha quedado muy Star Wars), me armo de valor y consigo mirar fijamente al vacío. Un cosquilleo sacude mi estómago, y tengo la sensación de que todo va a salir bien. Soy consciente de que el camino no será de rosas. Incluso es probable caer en algún que otro agujero negro, al igual que cayó Alicia, antes de llegar al país de las maravillas. Pero cuento hasta tres y salto. Uno…dos…Tres. Agárrense, que vienen curvas.

Que la fuerza te acompañe

 

Leer más“Mamá, papá: quiero ser freelance”