#Ewoman 2018 y el careto que se te queda cuando recibes un premio

Premio Ewoman Arte digital y redes sociales: Alba García

Cuando un@ “se viene arriba” y reúne el valor necesario para emprender, lo último que piensa es que algún día, su esfuerzo será recompensado con un premio… Pues, para mi sorpresa, el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, tuve el honor de recibir el galardón EWoman de ‘Arte Digital y Redes Sociales’ por el trabajo realizado en La Boombilla y ‘Ayuda en Ibiza’.

Decir que este premio fue completamente inesperado es poco. Y es que, durante el último año y medio, toda mi energía ha estado enfocada, primero, en dar vida a La Boombilla (“parir” una idea es un proceso complicado) y después, en trabajar muy duro para verla crecer a base de nuevos proyectos y la satisfacción de cada cliente.

Inmersos en pleno caos de pretemporada en Ibiza, y tras una semana de muchísimo estrés y toneladas de trabajo, podréis imaginar cuál fue mi careto cuando, el pasado jueves, la directora comercial de Diario de Ibiza, Jimena L. Ansótegui, pronunciaba mi nombre al anunciar la ganadora del premio EWoman 2018 de ‘Arte Digital y Redes Sociales’. Aún no me lo puedo creer… Que un grupo de comunicación como es Prensa Ibérica y Diario de Ibiza reconozca mi labor en el sector es un auténtico honor para mí.

A pesar de los nervios y la emoción que sentí en aquel momento, creo que conseguí balbucear cuatro tímidas palabras de agradecimiento. Dije algo así como que no podía imaginar algo más bonito que recibir un premio simplemente por hacer lo que más te gusta… Pero en realidad, sí que puedo imaginar algo mejor: porque lo realmente bonito es poder compartirlo con todas las personas que, desde el principio y hasta el final, han estado -y sé que estarán- a mi lado. Este premio lleva el nombre de todos ell@s:

– Lleva el nombre de Hugo, que a veces ejerce de coach personal y profesional, y otras no duda en aprender de forma totalmente autodidacta cualquier cosa que necesite para ayudarme cuando me desbordo.

– De Marina, que ha puesto punto y final a una etapa de su vida para acompañarme en este proyecto y seguir sumando juntas.

– De esos primeros clientes que al poco tiempo se convirtieron en grandes amigos y casi en familia, y que siempre me han tendido su mano cuando la he necesitado (Jesús & Ana: la verdad es que hasta me cuesta llamaros “clientes”).

– De todos los jefes y compañeros de los que he tenido la suerte de aprender durante todos estos años de carrera.

– De la familia que sufre en su propia piel las heridas producidas por cada bache con el que tropiezo en el camino, y se emociona y siente suyo cada pequeño triunfo.

– Y por supuesto, de esos amig@s que tienen el súper poder de restar importancia a los problemas, de darnos alas y gasolina para seguir luchando cada día (cómo no mencionar a Cris, mi mitad, que lleva media vida sufriendo a esta cabecita loca).

No sería quien soy sin todas esas personas increíbles que, afortunadamente, tengo a mi alrededor. Por eso, todas ellas son parte de este premio y de todas las cosas maravillosas que me ha dado la vida. A todos vosotr@s: GRACIAS INFINITAS.

0 Comments

Leave a Comment