Desconectar para conectar…y cargar las pilas

Formentera 20: desconectar para conectar

Tengo que decir que hoy me siento una súper heroína: la semana pasada reuní el valor para ausentarme de la oficina durante ¡dos días! ¿El motivo? Formentera 2.0: Las jornadas de comunicación digital que se celebraban en pleno paraíso y que, durante cuatro intensos días, reunían a grandes profesionales del sector para compartir conocimiento, debatir, y por qué no: pasarlo un poquito bien también.

Todos los que trabajamos en el mundo de la comunicación lo sabemos: desconectar de vez en cuando es necesario. Pero a ver quién es el valiente que lo consigue mientras  su email y las múltiples cuentas de Facebook, Twitter, Instagram… de sus clientes, no paran de recibir notificaciones. En fin, que no sólo es necesario, tras estos cuatro días estoy convencida de que todos deberíamos obligarnos a hacerlo, al menos una vez al mes (Lo siento Carlos Fernández Guerra, en este punto no estoy de acuerdo contigo, pero tú puedes seguir 24 horas al día conectado, que estás hecho de otra pasta). 😉

Lo cierto es que, en mi corta vida como autónoma era la primera vez que me atrevía a ausentarme de la oficina explosiva y admitámoslo, nos encontramos en plena vorágine de arranque de temporada en Ibiza. Sí, me refiero a ese momento en el que, casualmente, los clientes suelen necesitar todo “para ayer”.

He de reconocer que, cuando llegó la hora de hacer la maleta, me invadió un deseo maligno de no asistir. Por suerte, logré apartar de mi mente ese pensamiento y, aunque suene patético, hoy me siento orgullosa de haber logrado  desconectar (al menos, en un 80%). Creo que ya no recordaba cuándo había sido la última vez que había logrado dejar la mente en blanco y dedicarme únicamente a ver desfilar una a una las ideas por mi cabeza.

Han sido cuatro días inolvidables que me han permitido llenar mi mente de nuevas ideas, la agenda de nuevos  contactos profesionales y el corazón con todas y cada una de las personas increíbles que he tenido el lujo de conocer. Además, he conseguido cargar las pilas para seguir trabajando duro,  convirtiendo cada día en una gran hazaña. “Desconectar para conectar” es el eslogan de estas jornadas, y no podía estar mejor elegido. ¡Gracias a todos por estos cuatro días!

 

0 Comments

Leave a Comment